5 lecciones que me enseñó Louie Simmons (Brandon Lilly)

Me gusta emplear a menudo un viejo dicho: “Cuando tenía 16 años, mi padre era el hombre más tonto que conocí; con 25 años, era el hombre más inteligente que había conocido.”

Eso resume bastante la relación que he tenido con Louie Simmons. Fue el hombre que me inspiró para llegar a ser un powerlifter, el hombre que nada más verme creyó en mí. Fue algo tan increíble como el auge del powerlifting en EEUU; era mi única vía de acceso al powerlifting, y en lo que a mí respecta, y de alguna forma, ahora, Louie es un dios en el mundo de la fuerza. Incluso durante mi estancia en Westside, no sé qué palabras usar para hablar de él; no quería que sonase estúpido o decir algo que le tocase las narices.

Bandon Lilly haciendo peso muerto

Lo que he llegado a aprender tras años entrenando a atletas y trabajando con gente que quiere ganar fuerza, es que Louie nunca me dio un mal consejo en este campo. He estado en desacuerdo con él, o incluso con aspectos del método Westside; haciendo retrospección, Louie siempre ha escrito para su público: powerlifters. Alguna de esa información no es posible aplicarla al 100% para el entrenamiento RAW o simplemente para entrenar a atletas, pero Louie sabe cómo adaptar la información. Él simplemente, de forma general, escribe la información para su público.

Esto es algo que yo, y a los que atacaba, hemos sido equivocadamente incomprendidos. ¿Estoy de acuerdo con sus métodos al 100%? No. ¿Pienso que para un powerlifter equipado es el mejor método? Me es difícil señalar un método que haya producido más éxito, una y otra vez. Antes de que salga de tu boca: “Ellos no juegan bajo las mismas reglas”, recuerda que he estado allí, he entrenado allí, y he tenido suerte de desayunar con Louie.

Te prometo que he estado en otras partes del mundo, y nunca he visto un entorno tan competitivo. Nunca había estado en un lugar con tíos que dominarían cualquier gimnasio, pero que lucharían con cualquiera por defender su nombre o su camiseta. Así es Lou y lo que ha construido. Le debo al viejo mucho, y por muchos años, y olvidé las lecciones que me dio.

Con el tiempo, esas lecciones se han revelado a sí mismas, otra vez, y este año durante el Arnold Weekend, coincidí con Lou y surgió de nuevo todo. Nunca seré capaz de explicar las lecciones que me dio, e intentaré transmitíroslas lo mejor posible.

Pitbull de Westside Barbell

1. Sé un pitbull

No es solamente una declaración que Lou dijo; es la mentalidad que él espera, un camino en la vida. No sé cuántas veces le he escuchado decir: “debería haber algo que expulse el mal fuera de ti, cada vez que entrenas.” Esperaba que fuésemos competitivos teniendo una mentalidad de ganar a toda costa –no sólo en la competición, sino en todo lo que hiciésemos. Cada ejercicio era una oportunidad de probarse a uno mismo, y qué mejor forma que no dejar una jodida repetición en el tintero.

Yo añadiría esto: no es una lección para que aprendas. O naces con ello, o sin ello. Lo siento si estás en el grupo de los que “no lo tienen”, pero pienso que mucha gente no emplea el esfuerzo y dedicación para entrenar al nivel que Lou espera de sus chicos. Algunos tíos abandonan porque el peso les parece demasiado pesado, otros porque no aguantan mentalmente. Lou, en casi 50 años, va a darlo todo cada día, y entonces tú tienes la mejor oportunidad para no dejar nada en el tintero. La única vez que tienes una excusa para abandonar es cuando mueres.

Louie Karianne Band Squat

2. No abandones

Lou solía decir, “abandona una vez, y jamás lo olvidarás.” Esta frase siempre la tengo clavada en mi cabeza, incluso hoy en día. Algunos días serán excelentes, otros horribles, pero tienes un compromiso con la excelencia. Más importante aún, tienes un compromiso contigo mismo para ser absolutamente lo mejor que puedas ser.

Él a menudo me decía “si vas a dejar una repetición hoy, será mucho más fácil abandonar la próxima vez”. Debes de darte cuenta que este viaje es tuyo, y te enfrentarás a la adversidad, pero mientras te mantengas luchando, saldrás adelante. Abandonar no puede formar parte de ti. Mucha gente abandona porque es demasiado duro, no porque su cuerpo diga que no puede.

Brandon Lilly haciendo press banca con sus compañeros

3. Hazte con buenos compañeros

Recuerdo entrenar con Dave Hoff, AJ Roberts, Jake Anderson, Jon Shack, y otros; ahí estuvieron para dar al 100% en cada entrenamiento. Es difícil sentir pena de uno mismo, o tomarse un día libre sabiendo que esos tíos estaban ahí dándolo todo al 100%. Si no iba al gimnasio, ellos irían, y me empujarían a ir. Eso hizo que sacase mi culo de la cama muchos días en que no quería ir al gimnasio, no quería defraudarlos. He visto “malas semillas” en cada gimnasio  donde he entrenado.

Cabrones que sólo quieren hablar y hablar, y dar el pego, y se dedican a cargarse el entrenamiento. Vas con ellos cerca porque son simpáticos, o porque son tus amigos, ¿y sabes qué? Tu entreno se verá afectado. Rodéate de gente afín. Personas que quieran esforzarse, que crean en las mismas cosas que tú. Elige a dos personas competitivas con ganas de entrenar duro, y verás resultados.

No podrás moldear completamente a tus compañeros de entrenamiento, pero ellos si serán capaces de condenarte al fracaso o la mediocridad.

Louie Simmons en los 80

4. A nadie le importa el ayer

Récords, victorias y elogios cuentan. Te hacen a ti. Si todo lo que tú eres es cómo tu eras, entonces eres como el polvo en el viento. Debes ser constante en querer ser mejor. Si no buscas récords, es necesario que entiendas esto: 1. No estás progresando. 2. Eres el culpable. Ésas fueron dos lecciones brutales para mí. Solía estar meses sin un récord, decirme a mí mismo que estaba “fuera de temporada”, o era debido a mi planificación, o bla bla bla.

La mayoría del tiempo puedes conseguir el éxito con esfuerzo, y cuando se trabaja duro, llegan los resultados. Me sentía conforme, me estancaba. Para Lou, si te estancas, das en la diana. Él te regañaba; tienes que entrenar más duro. No sólo físicamente, sino mentalmente; y al final, te levantarás o caerás. La lección que aprendí: si no quieres algo porque es sufrido, hay 10 personas dispuestas, con ganas de reemplazarte. Y lo harán.

Brandon Lilly entrenando sentadilla pesada

5. Si no entrenas pesado, ¿qué estás haciendo?

Si quieres ser un powerlifter de clase mundial, debes aceptar y disfrutar entrenando pesado. No puedes tener una sesión de esfuerzo máximo cada día, pero debes disfrutar cada oportunidad de entrenar duro y pesado. Conozco a muchos que les asusta y gimen como perras cuando llega el día de entrenar pesado. Me quema esa gente. De camino al gimnasio se me pone la carne de gallina, me encanta pensar que entrenar pesado a otros les produce pánico. Subo la música y me pongo a ello.

Y sinceramente estoy de acuerdo en entrenar de forma óptima y bajo cargas submáximas, pero si no te encanta entrenar pesado, nunca vas a hacerlo. A muchos de ésos les parece simple y repetitivo, pero eso es lo que funciona y siempre va a funcionar: trabajo duro una y otra vez. Pienso casi a diario en las lecciones que me enseñaron, y mientras algunas son lecciones muy duras, estoy agradecido por haberlas aprendido, y trato de aplicarlas en cada ocasión.

Vía: Fisiomorfosis.com
Artículo original en inglés: 5 Things Louie Simmons Taught Me – Juggernaut

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.