En 80 años Estados Unidos ha perdido el 93% de la diversidad de sus semillas

Varias semillas amontonadasLas semillas son un dilema. Por una parte tenemos el discurso de que los alimentos industrializados y modificados genéticamente son probablemente malos. Y por el otro, tenemos variedades de vegetales que pueden rendir hasta cuatro veces más en una misma parcela que sus contrapartes tradicionales – variedades mejoradas genéticamente de forma natural durante milenios. Después de todo, no tendríamos las semillas tradicionales de hoy en día si no fuera porque el abuelo del abuelo de nuestro abuelo no hubiera guardado las semillas de las sandías más dulces o del cantalupo más resistente a la sequía.

No sé honestamente si alguno de nosotros tiene la capacidad de evaluar las repercusiones de nuestras acciones, pero lo que sí sé es una cosa: Esta infografía de la National Geographic de John Tomanio es sorprendente. Usando la metáfora de un árbol, grafica la pérdida de la riqueza de semillas de los EEUU desde 1903 a 1983. Y lo que ves es que se han perdido casi el 93% de nuestras variedades únicas de semillas por otras más populares.

Árbol con la variedad de semillasEn 1903 teníamos casi 500 variedades de lechuga, para 1983 teníamos tan sólo 36. A los rábanos, los guisantes, y la remolacha, no les ha ido mejor. De hecho, el más firme de los cultivos ha sido el tomate, que debido posiblemente a la popularidad de sus raras variedades, ha perdido sólo un 80% de su diversidad de semillas. Es una pena perder tanta dádiva de sabor de la naturaleza. Pero más preocupante es que los monocultivos quitan los nutrientes del suelo: donde alguna vez se encontraban ciclos de cosecha autosustentables, ahora hay tierra sin nutrientes que requiere de copiosos fertilizantes químicos para poder cultivar más alimento, y los cultivos mismos se vuelven más vulnerables a enfermedades.

Aun así, mucho ha cambiado en la consciencia pública desde 1983. Los mercados de vegetales no son sólo para hippies, ahora son para todos desde jóvenes aficionados a los alimentos hasta mamás futboleras. Y mientras esta tendencia se mantenga viva, también se mantendrán vivas las variedades de semillas tradicionales que quedan aún.

Fuente: Agriculturers.com
Artículo original en inglés: Fastcodesign.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.