¿El pan engorda o puede ayudarnos a mantenernos a dieta? (Alan Aragon)

En este análisis de un estudio científico, Alan Aragon examina el impacto del pan en las dietas hipocalóricas.

Objetivos del estudio

Pese a la ausencia de evidencia científica el pan es uno de los alimentos más restringidos en las dietas hipocalóricas populares. El objetivo de este estudio era comparar dos estrategias nutricionales (con y sin pan) diseñadas para promover la pérdida de peso en mujeres obesas/con sobrepeso.

Métodos

Un estudio clínico, prospectivo y aleatorizado en el que 122 mujeres >18 años, BMI ≥ 25 < 40 kg/m2 fueron divididas en dos grupos: grupo de intervención (pan, n = 61) y grupo de control (sin pan, n = 61). Ambos grupos recibieron una dieta baja en calorías (con o sin pan) junto a pautas de educación y actividad física, y fueron monitorizados durante 16 semanas.

Varios panes de trigo y otros cereales

Resultados

104 mujeres completaron el estudio (48.4 ± 9 años, 29.8 ± 3.5 kg/m2). Los marcadores antropométricos y bioquímicos mejoraron después de la intervención sin diferencias significativas entre ambos grupos. El grupo con pan incrementó notablemente el consumo de cereales (3.2 ± 1.3 a 3.7 ± 0.5 tomas diarias, P < 0.05) y el porcentaje de energía de los hidratos de carbono (41.2 ± 6.4 vs. 45.9 ± 5.0% P < 0.001) y redujo el de la grasa (39.0 ± 6.6 vs. 32.7 ± 5.1% P < 0.001).

En contraste, el grupo sin pan incrementó la discrepancia con el consumo recomendado. El grupo sin pan sufrió la mayoría de renuncias a seguir con el experimento (21.3% vs. 6.6%, P < 0.05).

Conclusiones

La inclusión de pan en una dieta hipocalórica diseñada para perder peso favoreció una mejor evolución de los parámetros dietéticos y una mejor adherencia a la dieta con menos renuncias.

Puntos fuertes del estudio

Este estudio es único e interesante. También resulta relevante a la luz de la reciente oleada de propaganda anticereales por varios autores de moda y sus seguidores. Este es el primer estudio en comparar la inclusión y exclusión específica de pan en sujetos adultos obesos y con sobrepeso. Los autores señalan el importante punto de que en base a la tendencia dietética, la población española ha reducido su consumo de pan de 368 g/día en 1964 a 134 g/día en 2006 [11], pero sin embargo la obesidad en adultos se incrementó del 17,4% en los años 90 al 24% en los 2000 [12].

Los sujetos recibieron sesiones de formación/consejo. La actividad física fue impuesta (aunque laxamente) para al menos tres veces por semana de 30 minutos de “actividad física de moderada a intensa”.

Limitaciones del estudio

Hubiera preferido la absorciometría con rayos X de doble energía (DEXA) en lugar del análisis por impedancia bioeléctrica (BIA) para comprobar la composición corporal. Pimentel et al. observaron que el BIA no sólo sobreestimó el porcentaje de grasa corporal (%BF) en sujetos con sobrepeso en un 14,2%, sino que también infraestimó el porcentaje graso en sujetos obesos en un 10,9% [13].

surtido-de-panesAdemás LaForgia et al. descubrieron que el BIA posee escasa precisión individual en comparación con el modelo de cuatro compartimentos [14], que es el método más exhaustivo para evaluar la composición corporal, incluyendo la masa grasa, la masa mineral ósea, el agua total corporal y la masa residual.

Los autores del presente estudio reconocen ignorar cuales hubieran sido los resultados después de esas 16 semanas. Además los resultados podrían estar limitados a esa muestra particular de mujeres.

Comentario y aplicación

En primer lugar, no hubo un cambio significativo de la composición corporal entre los grupos. El grupo del pan perdió 4,3 kg mientras que el grupo sin pan perdió 4kg. En lo referente a grasa corporal, el grupo del pan perdió un 2,5% mientras que el grupo sin pan perdió un 2,1%. Ambos grupos perdieron masa muscular (0,9 y 0,7 kg en los grupos con y sin pan, respectivamente). Esto no debería ser una sorpresa dado que el total energético y la macrocomposición fueron semejantes entre ambos grupos.

En segundo lugar, no existieron diferencias significativas en los lípidos sanguíneos, el control de glucosa y otros registros bioquímicos.

Gráfica del grupo con pan y el grupo sin panFinalmente, la gráfica superior muestra donde divergen los efectos de cada tratamiento: la adherencia al programa. Un número notorio de transgresiones (deslices en el cumplimiento de la dieta de unas 150 kcal) fueron observadas en el grupo sin pan, mientras que no se observó un aumento significativo en las transgresiones dietéticas del grupo con pan.

Además, en los ratios de adherencia reportados por los propios individuos, el grupo del pan puntuó más alto que el grupo sin pan (64,3% vs. 55,6%), y el abandono fue notablemente inferior en el grupo con pan que en el grupo sin pan (6,6% vs. 21,3%). Aunque las razones para el abandono variaban, la exclusión del pan se reveló como un factor primordial.

Este es uno de esos estudios que desafía poderosamente a la corriente antipan/anticereales, especialmente en el campo de la reducción de la obesidad. Esta es la conclusión del estudio:

“Este estudio podría ser de gran interés científico dado que puede representar un avance en la comprensión de los problemas nutricionales en individuos obesos y/o con sobrepeso, y proporciona entendimiento sobre el modo en que estos pueden influir en el control del peso. También puede disipar los mitos de que el pan es un alimento peligroso o calórico, resaltando la utilidad del mismo en una dieta hipocalórica con un programa de formación nutricional como parte del tratamiento del paciente.”

Fuente del estudio: Evaluation of the usefulness of a low-calorie diet with or without bread in the treatment of overweight/obesity. Loria-Kohen V, Gómez-Candela C, Fernández-Fernández C, Pérez-Torres A, García-Puig J, Bermejo LM. Clin Nutr. 2012. Aug;31(4):455-61. [PubMed]

Vía: Fisiomorfosis.com
Artículo original en inglés: Alan Aragon’s Research Reviews (November 2013)

Referencias

  • Bemben DA, Bemben MG. Dose-response effect of 40 weeks of resistance training on bone mineral density in older adults Osteoporos Int. 2011 Jan;22(1):179-86. [PubMed]
  • Guadalupe-Grau A, Fuentes T, Guerra B, Calbet JA. Exercise and bone mass in adults. Sports Med. 2009;39(6):439-68. [PubMed]
  • Suominen H. Muscle training for bone strength. Aging Clin Exp Res. 2006 Apr;18(2):85-93. [PubMed]
  • Jesudason D, Nordin BC, Keogh J, Clifton P. Comparison of 2 weight-loss diets of different protein content on bone health: a randomized trial. Am J Clin Nutr. 2013 Nov;98(5):1343-52. [PubMed]
  • Hunt JR, Johnson LK, Fariba Roughead ZK. Dietary protein and calcium interact to influence calcium retention: a controlled feeding study. Am J Clin Nutr. 2009 May;89(5):1357-65. [PubMed]
  • Pasiakos SM, Cao JJ, Margolis LM, Sauter ER, Whigham LD, McClung JP, Rood JC, Carbone JW, Combs GF Jr, Young AJ. Effects of high-protein diets on fat-free mass and muscle protein synthesis following weight loss: a randomized controlled trial. FASEB J. 2013 Sep;27(9):3837-47. [PubMed]
  • Pennings B, Groen B, de Lange A, Gijsen AP, Zorenc AH, Senden JM, van Loon LJ. Amino acid absorption and subsequent muscle protein accretion following graded intakes of whey protein in elderly men. Am J Physiol Endocrinol Metab. 2012 Apr 15;302(8):E992-9.[PubMed]
  • Yang Y, Breen L, Burd NA, Hector AJ, Churchward-Venne TA, Josse AR, Tarnopolsky MA, Phillips SM. Resistance exercise enhances myofibrillar protein synthesis with graded intakes of whey protein in older men. Br J Nutr. 2012 Nov 28;108(10):1780-8. [PubMed]
  • Churchward-Venne TA, Burd NA, Mitchell CJ, West DW, Philp A, Marcotte GR, Baker SK, Baar K, Phillips SM. Supplementation of a suboptimal protein dose with leucine or essential amino acids: effects on myofibrillar protein synthesis at rest and following resistance exercise in men. J Physiol. 2012 Jun 1;590(Pt 11):2751-65. [PubMed]
  • Witard OC, Jackman SR, Breen L, Smith K, Selby A, Tipton KD. Myofibrillar muscle protein synthesis rates subsequent to a meal in response to increasing doses of whey protein at rest and after resistance exercise. Am J Clin Nutr. 2013 Nov 20. [Epub ahead of print] [PubMed]
  • Varela-Moreiras G, Avila JM, Cuadrado C, del Pozo S, Ruiz E, Moreiras O. Evaluation of food consumption and dietary patterns in Spain by the food consumption survey: updated information. Eur J Clin Nutr 2010 Nov;64(Suppl. 3):S37e43. [PubMed]
  • Salas-Salvadó J, Rubio MA, Barbany M, Moreno B, Grupo Colaborativo de laSEEDO. SEEDO 2007 consensus for the evaluation of overweight and obesityand the establishment of therapeutic intervention criteria. Med Clin (Barc) 2007 Feb 10;128(5):184e96. [PubMed]
  • Pimentel GD, Bernhard AB, Frezza MR, Rinaldi AE, Burini RC. Bioelectric impedance overestimates the body fat in overweight and underestimates in Brazilian obese women: a comparison with Segal equation 1. Nutr Hosp. 2010 Sep-Oct;25(5):741-5. [PubMed]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.