Una familia prueba a comer 2 semanas sólo alimentos ecológicos

Familia Palm

¿Qué ocurriría si una familia que come productos convencionales (con pesticidas) empezara a comer sólo alimentos de origen ecológico?

Todos sabemos que los alimentos que consumimos hoy en día suelen venir cargados de pesticidas, herbicidas y otras sustancias sintéticas empleados en el modelo de producción industrial de alimentos. Muchos de estos compuestos son bioacumulativos y con el tiempo conllevan problemas de salud.

Es por esto que en un experimento realizado por el Instituto de Investigación Ambiental de Suecia (IVL) se analizó las diferencias entre la dieta convencional y orgánica en los seres humanos.

Una familia sueca ha hecho la prueba

Los Palm, una familia sueca promedio, se sometieron a un estudio de cinco semanas en el que se realizó un seguimiento de tres semanas cambiando completamente su dieta a comida 100% orgánica libre de pesticidas, conservantes, colorantes, etcétera.

Durante la primera semana del experimento, los padres y los niños mantuvieron su dieta habitual simplemente documentando todo lo que comían, y se les tomaron muestras diarias de orina para establecer los valores de pesticidas presentes en la misma.

Gráfica de Vendela Palm

Una vez analizadas todas las muestras, evidenciaron gran cantidad de pesticidas muy perjudiciales presentes en su orina. En concreto, encontraron niveles altos de herbicidas, insecticidas, fungicidas, fertilizantes y reguladores e inhibidores del crecimiento vegetal. No parece algo que quieras tener en tu organismo, ni tampoco algo que pueda ser muy sano, ¿verdad?

Cuando la familia fue informada sobre los resultados de las muestras de orina lo primero que pensaron fue: “¡Estamos comiendo pesticidas!”

En las siguientes dos semanas, la familia se alimentó exclusivamente con productos ecológicos y comida orgánica realizándose nuevamente pruebas diarias de orina durante la tercera semana. Los resultados fueron sorprendentes, especialmente en los niños. Estas últimas muestras evidenciaron que gran parte de las sustancias nocivas que aparecieron en las primeras muestras desaparecieron o se redujeron muy considerablemente. En promedio, la carga de pesticidas en el cuerpo se redujo en un 95% desde el momento en que dejaron de comer alimentos cultivados con pesticidas y fertilizantes.

grafica-de-charlie-palm

Conclusión

Se analizaron y encontraron 12 productos químicos en los cuerpos de la familia durante la primera en cantidades muy notables durante la primera semana. Aún así, en el estudio los investigadores (para evitar problemas) aclaran que los niveles de dichos elementos se encontraban dentro de los límites considerados como aceptables por los organismos responsables de la salud y que individualmente sería poco probable que dichas sustancias fuesen un riesgo para la salud humana.

Pesticidas analizados:

  • MCPA (herbicida)
  • ETU (fungicida)
  • Atrazine (herbicida)
  • 3,5,6-Trichloro- 2-pyridinol (insecticida)
  • Thiabendazole (fungicida)
  • 3,5-DCA (fungicida)
  • Boscalid (fungicida)
  • 2,4-dichlorophenoxyacetic acid (2,4-D) (herbicida)
  • 3-PBA (insecticida)
  • Propamocarb (fungicida)
  • Chlormequat chloride (CCC) (regulador del crecimiento vegetal)
  • Mepiquat (inhibidor del crecimiento vegetal)

Sin embargo, el informe deja claro que la combinación de diferentes sustancias químicas y sus efectos a largo plazo aún no se conocen. Esto significa que la posibilidad de que diferentes plaguicidas, que reaccionan juntos puedan potenciar sus características y así terminar dañando seriamente nuestra salud, existe. A día de hoy, lamentablemente, nadie ha explorado estas posibles interacciones en profundidad.

Un inofensivo tractor

Según el informe de IVL esta claro que lo ideal es aplicar el principio de precaución, con métodos agrícolas más seguros:

“Teniendo en cuenta lo poco que sabemos actualmente sobre los efectos que acarrarían la combinación de los diferentes productos químicos encontrados en la alimentación, productos de limpieza, champú, muebles y otros… a los que las personas están expuestas en su día a día, puede ser conveniente aplicar un principio de precaución en este segmento.”

“La elección de los alimentos orgánicos no sólo reduce los niveles de varios plaguicidas a los que estamos expuestos a través de lo que comemos, sino también reduce el riesgo de un impacto a largo plazo y efectos de combinación.”

“También ayudamos a reducir la propagación de sustancias químicas en el medio ambiente y proteger los que trabajan en el cultivo de frutas y verduras.”

Documental de menos de 2 minutos

¡Come ecológico, come local!

Los pesticidas son productos sintéticos que se han elaborado para matar seres vivos mediante daños celulares. Estos productos se utilizan para producir alimentos que entran en la cadena alimentaria y en nuestro organismo, pudiendo deteriorar nuestra salud e incluso la salud de las siguientes generaciones. Ahora mismo se está usando más agrotóxicos que nunca para cultivar alimentos, y cada vez se necesitará más, porque las plagas se hacen resistentes a ellos.

El cóctel de tóxicos que llevan los alimentos convencionales es mucho más peligroso precisamente por la combinación de todos estos agroquímicos juntos, de los cuales no se quieren hacer estudios oficiales para conocer sus efectos sobre la salud a largo plazo.

Estudio:
Jörgen Magnér, Petra Wallberg, Jasmin Sandberg, Anna Palm Cousin. Human exposure to pesticides from food (A pilot study). Coop Sverige AB. IVL Swedish Environmental Research Institute 2015

Fuentes

  1. ECOagricultor
  2. Ecocosas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.