Fresas ricas en ácidos grasos omega 3

Ernesto muestra unas frambuesas ricas en omega 3Las plantas reciben microdosis de fertilizante CEN, que proporciona a los frutos rojos una sustancia que no contienen de forma natural

Innovar con imaginación y buscar una mayor calidad y valor añadido a las producciones es para muchos una buena forma de hacer frente a la actual situación de crisis económica. Desde hace más de tres décadas, buena parte de los agricultores onubenses, sobre todo del Condado y la Costa occidental, se dieron cuenta de ello y tuvieron la suficiente visión de futuro para introducir en el campo onubense nuevos productos como la fresa, que ha sido calificada por muchos como el oro rojo debido al enorme impulso que este fruto supuso para el desarrollo de nuestra agricultura.

Desde entonces, el campo onubense ha evolucionado, se ha ido adaptando a las necesidades del mercado y se ha distinguido por haber ido introduciendo constantemente los últimos avances tecnológicos y de gestión en materia de riego, sistemas de cultivo, comercialización, variedades de plantas y, cómo no, en abonos y fertirrigación.

Las posibilidades de seguir avanzando en estos terrenos son infinitas, como lo han puesto de manifiesto el joven empresario agrícola cartayero Ernesto Javier Gómez Torres y el gerente de la multinacional especializada en fertilizantes Berlinexport, Pedro Ramos, tras haber sido capaces de obtener las primeras fresas y frambuesas del mundo no sólo ricas en omega-3, sino además por haber conseguido un altísimo porcentaje de tan preciado ácido graso desde el punto de vista de la salud en unos productos que de forma natural nunca hasta ahora lo han contenido.

Ha sido en su finca de Cartaya, en la que Ernesto Gómez ha plantado este año 20.000 plantas de fresa y 14.500 de frambuesa, a las que ha añadido el nuevo fertilizante que, a partir del conocido como CEN, ha desarrollado Berlinexport, empresa fundada en nuestro país hace más de medio siglo, con 51 años de experiencia en esta materia, de la que es pionera, y que actualmente cuenta con registro en California (USA) y capital norteamericano, alemán y español.

Según su gerente para la zona sur de España, Pedro Ramos, “hemos conseguido un avance científico muy importante mediante las técnicas más avanzadas de biología celular o biotecnología, mejorando este fertilizante específico que se administra en microdosis diluidas en agua y que añade un alto contenido en omega-3 a frutas que, como la fresa o la frambuesa, de por sí y de forma natural no lo contienen”.

Para Ramos los resultados son “increíbles” ya que “el contenido en este ácido graso en ambos frutos rojos “está siendo incluso más alto que el del atún o las sardinas del pacífico, que son algunos de los productos que de forma natural contienen más omega-3”.

Han sido muchos los análisis realizados en distintos laboratorios especializados e independientes y, por tanto, “estamos en disposición de asegurar -añade- que todas las plantas de fresa y frambuesa enriquecidas con este fertilizante, además de mejorar su producción y alargar su vida útil, producen fruta con un alto contenido en omega-3”.

Ramos afirma que avalado por los resultados de los análisis realizados, mientras que el atún u otros pescados azules contienen un máximo de 4 miligramos de omega-3 por cada 100 gramos de producto, las frambuesas que producen este año en la finca de Ernesto Gómez contienen 20,17ml/100gr, y “la friolera” de 22,85ml/100gr en las fresas. “O sea -agrega- que 100 gramos de fresa contienen cinco veces más omega-3 que una sardina y que medio kilo de cualquier otro pescado azul”.

Los análisis realizados en otros productos agrícolas onubenses enriquecidos con CEN han ofrecido resultados “igualmente excelentes” como es el caso de la mandarina, donde ya se ha demostrado que se puede obtener fruta con 5,72 miligramos de omega-3 por cada 100 gr, o las naranjas de las variedades ortenique (36,37 ml/100 gr) y lanelate (12,36 ml/100 gr). También se ha comprobado un contenido de 30,1ml/100gr en melocotón; 11,6ml/100gr en nectarina, y 18ml/100gr en limón. En este último caso, que no se produce en Huelva, y sí bastante en Murcia, Ramos señala que ya hay un exportador de dicha comunidad autónoma que incluso se ha lanzado a comercializar un millón de kilos de limón fino rico en omega-3 etiquetado como tal y con el distintivo correspondiente en su caja, al objeto de explorar nuevos mercados. Mercados que en el caso de la fresa y la frambuesa, podrían estar en Japón, Australia, Nueva Zelanda o los países nórdicos “cuyos consumidores valoran mucho el contenido de omega-3 en lo que comen.

En definitiva, para Ramos se trata de un “importante valor añadido” que los agricultores onubenses “podrían aprovechar comercialmente para asentarse en los mercados ya existentes, así como sobre todo para explorar nuevas vías de negocio”. Además, explica, “no supone costes añadidos ya que lo único que tiene que hacer el agricultor es reducir el uso de abonos químicos para sustituirlos por este fertilizante biológico, gracias al cual también hemos demostrado que se obtienen mejores producciones y que se alarga la vida útil de la planta.

Ramos también destaca que además de para el consumo en fresco de estas frutas, en su uso industrial (zumo, yogur o mermelada), la presencia del ácido graso omega-3 persiste en el producto derivado en la misma proporción que en fresco, “lo cual descarta tener que añadirlo de forma artificial en el proceso industrial como se hace con la leche y otros derivados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.