Hiponatremia: Consumir un exceso de agua es perjudicial

Botella de agua

La hiponatremia va más allá de esas personas que beben mucha agua. Consiste en un descenso de los niveles de sodio en sangre debido con frecuencia, a una excesiva ingesta de agua sin aportar electrolitos suficientes.

El sodio es fundamental para diversas funciones del organismo, tanto a nivel muscular como neurológico. Por ello la bajada drástica de sodio puede provocar confusión, desorientación, incluso convulsiones y coma.

Esta patología se ha visto en ciclistas, corredores y otros atletas que realizan un esfuerzo físico continuado durante horas y solo se han hidratado con agua, reponiendo líquido pero perdiendo continuamente electrolitos. Hay que adaptar la ingesta de líquidos al esfuerzo: si en una prueba atlética no se suda en exceso, no hay que ingerir tampoco demasiada agua.

Para cubrir nuestras necesidades diarias de agua es necesario aproximadamente 1 litro de agua por cada 1000 Kcal que consumamos en nuestra dieta, es decir, un hombre que deba consumir 3500 Kcal le sería suficiente beber 3,5 litros de agua diarios.

También hay que combinar la reposición de líquidos con electrolitos y otros nutrientes. Para ello hay que moderar la ingesta de agua, y tomar también otros líquidos (zumos, bebidas isotónicas o electrolíticas) o alimentos(frutas, barritas de cereales, geles…), para que el cuerpo no sufra este tipo de afecciones, sobre todo debemos tener esto especialmente en cuenta en épocas de excesivo calor como el verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.