Leche entera para el postentreno. ¿Grasa después de entrenar?

La última moda entre los culturistas desde hace algunos años es la de la velocidad. Mientras más rápido entre el nutriente, más anabólico es. Esta teoria simplona sigue siendo una creencia fuertemente arraigada, y es por esta razón también por la que dicen que hay que evitar la grasa postentreno.

Si formas parte del 99% de culturistas que integraron esta creencia, deberías seguir leyendo…

Brindando con dos vasos de leche llenosElliot, Tipton et al. en el Centro Médico de la Universidad de Texas en Galveston, se propusieron averiguar algo poco estudiado hasta la fecha: la síntesis proteica de una comida (y no solo de nutrientes aislados) después del ejercicio. En lugar de ingerir exclusivamente proteína, este estudio investigó la proteína en conjunto con los demás nutrientes de la leche. Para ello crearon 3 grupos que tomaron después de entrenar:

  • 237 gr de leche desnatada
  • 237 gr de leche entera
  • 393 gr de leche desnatada (para alcanzar el mismo contenido calórico que 237 gr de leche entera)

Se determinó el balance proteico midiendo el balance de aminoácidos en la pierna durante las 5 horas posteriores al ejercicio. Se hicieron pruebas de treonina y fenilalanina como marcadores de absorción celular. Los resultados fueron claros:

La síntesis proteica se disparó, siendo 2,8 veces mayor en el grupo de 237 gr de leche entera comparado con el de 237 gr de leche desnatada. Pero aún más espectacular es que la síntesis protéica del grupo de leche entera aún fue mayor con respecto al grupo que tomó 393 gr de leche desnatada (¡casi un 65% más de leche!). En términos proteicos, esto supuso que 8 gr de proteína del grupo leche entera estimulan el doble la síntesis proteica que 14,5 gr de proteína de leche desnatada.

Sabemos que la disposición de los fosfolípidos en la membrana celular se altera por la dieta y los ácidos grasos ingeridos, modificando la función y las características de la membrana plasmática, haciéndola más o menos permeable, alterando la producción de prostaglandinas y modificando las enzimas, el transporte de glucosa e incluso la síntesis proteica.

Elliot y sus colaboradores, barajan una serie de teorías que expliquen los hallazgos, entre los cuales pueden ser la respuesta insulínica o que la misma grasa de la leche aumente la retención de nitrógeno. Las próximas investigaciones deben ir encaminadas a añadir diferentes componentes grasos a los aminoácidos tras el entrenamiento, para ver si se estimula la síntesis proteica, y mejor aún la composición corporal.

Fuente del estudio: Elliot TA1, Cree MG, Sanford AP, Wolfe RR, Tipton KD. Milk ingestion stimulates net muscle protein synthesis following resistance exercise. Med Sci Sports Exerc. 2006 Apr;38(4):667-74.
Artículo original: Muscleblog (Alfonso Bordallo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.