Somatotipos femeninos según las hormonas que definen su figura

En cada mujer una glándula diferente influye en la forma de su cuerpo y puede definir cuánta energía proveniente de los alimentos se acumulara como grasa corporal

Somatotipos femeninos
La forma del cuerpo femenino puede ser explicada siguiendo la teoría de los biotipos hormonales, en la que según la función de determinadas glándulas se establece la complexión y metabolismo.

Según la Dra. Carmen Menéndez, del Instituto de la Mujer de Madrid, en cada mujer predomina un tipo de hormonas que influye sobre su silueta y la forma en que reacciona acumulando las grasas en las diferentes zonas del cuerpo.
Las hormonas determinan qué cantidad de energía de los alimentos se convierte en grasa corporal. Por eso para estar en forma, debes seguir una dieta y hacer ejercicios adecuados a la glándula que predomina en tu organismo.

Algunas mujeres tienen un aspecto infantil porque su hipófisis funciona muy lento, otras comen mucho y están siempre delgadas porque su tiroides trabaja muy rápido. Hay quienes tienen cuerpo en forma de pera por un desequilibrio hormonal en los ovarios, o forma de manzana debido a la hiperactividad de sus glándulas suprarrenales.

Como ejemplo, podemos observar como en la fase premenstrual la progesterona se incrementa y hace que baje tu nivel de azúcar en sangre, incitándote a comer más, sobre todo alimentos dulces. Durante la ovulación tu cuerpo libera estradiol en grandes cantidades, que hace disminuir la sensación de hambre. Cuando la tiroides funciona aceleradamente, la persona se mantiene delgada, está muy nerviosa e hiperactiva; pero si funciona más lento de lo normal, engorda, se deprime y tiene un ritmo de actividad bajo.

Revisemos rápidamente cada uno de los biotipos establecidos para ayudarte a determinar a cual de ellos perteneces y así saber que es mejor para ti según tu caso.

Biotipo adrenal (suprarenal)

Biotipo suprarenal

En estas mujeres las glándulas dominantes son las suprarenales y adrenales, que producen las hormonas adrenalina, cortisol y testosterona. Son anchas de hombros y gruesas del cuello, pecho y cintura; de constitución atlética, extremidades musculosas, estructura corporal fuerte y firme; sus caderas son más angostas que sus hombros, por eso su cuerpo es de forma triangular.

Las androgénicas suelen antojárseles comidas saladas y altas en colesterol (alimentos grasos). Su cuerpo transforma el colesterol en las hormonas esteroides. Esto puede llevar a la aparición de celulitis en la zona abdominal, el tronco y las nalgas en la parte superior, pero no por debajo de las caderas.

Entrenamiento:
Si éste es tu tipo, te conviene practicar ejercicios aeróbicos regularmente, para reducir tu grasa corporal y evitar esa apariencia voluminosa.Para que quemes grasa y tonifiques tus músculos, haz sesiones de carrera o bicicleta, de 45 a 60 minutos, con un ritmo cómodo pero entrenando tu resistencia.

Alimentación:
Te conviene una dieta rica en carbohidratos complejos y lácteos descremados. Baja tu consumo de carnes rojas y comidas saladas, porque los vegetales se adaptan mejor a tu metabolismo.
También evita los desayunos abundantes, reserva tu comida principal para mediodía y tu cena debe ser ligera. Si tu propósito es construir músculo consume más grasas ya que tu cuerpo las transforma a tu favor, pero evita consumir mucha sal y alimentos que contengan mucho sodio.

Biotipo gonadal

Biotipo gonadal

Las glándulas dominantes son las gónadas, que producen las hormonas sexuales femeninas estrógenos. Tienen la típica forma de pera, formas femeninas, estatura baja o mediana, hombros angostos, cintura pequeña y caderas anchas.

A menudo padecerán un desequilibrio hormonal entre un exceso de estrógeno respecto a la progesterona. A menudo anhelan los alimentos que combinan altas cantidades de grasa y azúcar, lo que aumentará su sensibilidad a los estrógenos, lo que desencadenara la acumulación de grasa y celulitis alrededor de los muslos y nalgas.

Entrenamiento:
Necesitan mucho ejercicio aeróbico para equilibrar sus niveles hormonales, disminuir grasa corporal, adelgazar caderas y muslos, reducir la celulitis y mejorar su estado físico general.
Les conviene un vigoroso programa de entrenamiento para la parte superior del cuerpo, para que las formas se equilibren y se vuelvan más curvilíneas.

Alimentación:
Si tratan de bajar de peso con cualquier dieta baja en grasas y calorías, les puede resultar muy frustrante porque la grasa tenderá a desprenderse fácilmente de las zonas en las que no es un problema, mientras que los muslos y las nalgas seguirán conservando sus depósitos de grasa y celulitis. En la dieta deben consumir más cereales integrales, eliminar las comidas grasosas, cremosas y condimentadas, ingerir una cantidad moderada de proteínas, abundantes frutas y verduras (fitoestrógenos), para estimular el metabolismo los fitoestrógenos regulan sus hormonas y evitan el aumento de peso provocado por el desequilibrio hormonal. Les conviene desayuno y cena ligeros, más una comida sustanciosa al mediodía.

Biotipo tiroideo

Biotipo tiroideo

La glándula dominante es la tiroides, que libera la hormona tiroidea, regula el gasto de energía y controla el metabolismo.
Estas mujeres tienen una estructura ósea más pequeña, con miembros, dedos y pulgares largos. Su figura es juvenil, con pechos pequeños, caderas y hombros estrechos. Poseen una musculatura más frágil y un metabolismo rápido.

Entrenamiento:
Para conseguir una figura curvilínea, necesitan un programa de ejercicios de fuerza, para aumentar la masa muscular, haciendo que su cuerpo luzca más firme y proporcionado.

Alimentos:
Para moderar el metabolismo, necesitan tres comidas sustanciosas al día. Deben incluir proteínas en cada comida, abundantes vegetales y cantidades moderadas de carbohidratos.
El alimento más sustancioso debe ser el desayuno, la comida debe contener proteínas moderadamente y la cena similar.

Biotipo pituitarial (linfático)

Biotipo pituitarial

El sistema linfático y la glándula pituitaria, que ayuda a regular el metabolismo y a controlar la producción de las hormonas de la tiroides, suprarrenales y ovarios; son los principales factores que determinan su figura.
Las mujeres con este biotipo tienden a ser altas, de hombros anchos, caderas y nalgas curvas, manos largas con dedos finos, abdomen sobresaliente que las hace arquear un poco la espalda.

El aumento de peso se produce muy fácilmente porque los tipos linfáticos  tienen una tasa metabólica muy baja. También tienen un sistema linfático disfuncional que da como resultado una retención de líquidos generalizada, lo que las hace parecer más corpulentas de lo que son. Son propensas a los depósitos de grasa hinchados con fluido linfático, que pueden causar celulitis severa. Este tipo de celulitis les da extremidades gruesas e hinchadas.  Suelen evitar el ejercicio y anhelan los productos lácteos, los cuales agravan su celulitis.

Entrenamiento:
Si es tu caso, practica ejercicios aeróbicos con regularidad para estimular tu metabolismo y circulación. Necesitas una rutina de ejercicios basados sobre todo en la resistencia para perder peso, también debes trabajar en tu postura, tonificando y tensando los músculos abdominales.

Alimentación:
Elige alimentos ricos en proteínas, como la carne roja magra, aves y pescados, y evita los lácteos. Tu alimento principal debe ser el desayuno, la comida debe ser moderada y la cena ligera, porque tu metabolismo es mas lento por la tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.