Importancia del ejercicio físico para la salud de nuestra espalda

Chica a la que le duele la espalda

El dolor de espalda es un problema universal, particularmente importante en los países industrializados, donde más del 80% de las personas ha tenido en algún momento de su vida al menos un episodio de lumbalgia, y en cualquier momento, un 35% de la población puede sufrir alguna clase de dolor de espalda [1].

En los últimos años, la evidencia científica ha demostrado que las técnicas diagnósticas y tratamientos considerados dogmas hace 20 años son equívocos, cuando se atribuía la causa del dolor de espalda a las deformaciones o alteraciones estructurales de la columna vertebral, la escoliosis, el desgaste del disco intervertebral o las hernias discales; en cambio hoy se sabe que esto es un error y que más del 95% de las lumbalgias son inespecíficas.

Desequilibrios musculares

El desequilibrio o descompensación muscular, el desacondicionamiento físico y los factores psicosociales, emergen como posibles factores desencadenantes del dolor de espalda, en aquellos casos en los que no existe correlación entre las pruebas diagnósticas y la sintomatología.

Al respecto del desequilibrio muscular, el cuerpo dispone de un complejo sistema de regulación interna, en el que a través de unas reacciones neuromusculares reflejas los sistemas articulares y musculares se coordinan y compensan. El objetivo de esta compleja respuesta refleja es asegurar en todo momento las condiciones óptimas del cuerpo en cada una de las circunstancias, con el fin de tomar las decisiones adecuadas en función de los recursos disponibles.

Cualquier estímulo que supere el límite de tolerancia de nuestras estructuras puede provocar un desequilibrio. Ese estímulo excesivo obliga al sistema a incrementar la tensión de unas zonas, para garantizar su integridad; y como consecuencia de ello podemos observar problemas nerviosos como atrapamientos, compresiones…, así como lesiones, tendinitis, etc.

Peso muerto con una mala técnica

Desacondicionamiento físico

El síndrome de desacondicionamiento físico se define como el deterioro metabólico y sistémico del organismo como consecuencia de la inmovilización prolongada, observándose alteraciones metabólicas en las primeras 24 horas de inmovilización.

Una persona en reposo en cama pierde entre 10-20% de fuerza de torque por semana según los estudios de Mueller, siendo mayor en la primera semana de inmovilización. Los músculos antigravitatorios son los que más rápido se debilitan y se atrofian, especialmente las fibras tipo I.

Además, se estima que cuando se reanuda la actividad física se requiere entre 2 a 3 veces el tiempo de inmovilización para la recuperación de la fuerza y del trofismo muscular.

También suceden cambios en el sistema esquelético como la desmineralización ósea, presentándose de forma temprana a partir de las primeras 30 horas de inmovilización, con pérdidas semanales del 1%; y, cambios degenerativos en el cartílago, acompañados de contracturas de los tejidos conectivos extra-articulares que eventualmente pueden llevar a fibrosis y/o anquilosis de la articulación, cambios que se inician en las primeras dos semanas de inmovilización.

Si te duele la espalda

Se ha observado que existe una debilidad-desacondicionamiento de la musculatura profunda de la espalda cuando existe dolor lumbar.

Norris explica este hallazgo, debido a la inhibición producida a través del dolor percibido por vía refleja. También se ha observado la alteración en las fibras lentas, reduciendo el ratio de estas respecto a las rápidas,Al reducirse el dolor, la recuperación del multífido no es automática, por lo que se necesita rehabilitación [9].

Es por ello que cada vez se le atribuye más importancia al ejercicio físico como factor de prevención y tratamiento del dolor de espalda, especialmente en los casos en los que exista desequilibrio muscular y/o una carencia de acondicionamiento físico de la musculatura que estabiliza el raquis. Y desde RealFitness promovemos la practica de levantamientos básicos multiarticulares para movilizar la mayor cantidad de grupos musculares y a su vez los músculos estabilizadores.

Fuente: Entrenar.me

Referencias:

  1. Frymoyer, J., and Cats-Baril, W. 1991. An overview of the incidences and costs of low back pain, Orthop. Clin. North Am., 22, 263–271.
  2. Berbel, L. y Sieso, E. (2009) Estabilidad de la columna vertebral a través del ejercicio físico. Actividad Física y Deporte: Ciencia y Profesión nº 11, II semestre de 2009. Revista del COLEFCACFCV
  3. Chaitow, L. y Walter, J. (2006) Aplicación clínica de las técnicas neuromusculares. Tomo II: extremidades inferiores. Ed. Paidotribo.
  4. David Academy (2003) Curso David Back Concept.
  5. Girona, C. (2008) El reposo, enemigo de la espalda. Diario el País, del 22 de enero.
  6. Grupo Español de Trabajo del Programa Europeo COST B13. (2005) Resumen de las recomendaciones de la Guía Práctica Clínica para la lumbalgia inespecífica. URL: www.REIDE.org. Fundación Kovacs
  7. Kapandji, A.I. (1997) Cuadernos de Fisiología Articular: Tronco y raquis. Ed. Médica Panamericana
  8. Leal, L. (2008) Apuntes ERA Advanced. Resistance Institute.
  9. Norris, C. (2007) La estabilidad de la Espalda. Hispano Europea.
  10. Pardo, J. y Pardo, J.L. (1998) Síndrome de desacondicionamiento físico el paciente en estado crítico y su manejo. Revista Colombiana de Medicina Física y Rehabilitación Vol 12 (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.