¿Los medicamentos son la tercera causa de muerte en el mundo?

Varios medicamentos

¿Puede matar aquello que la ciencia ha creado para curar? ¿Pueden los medicamentos ser causa de muerte? Un experto danés afirma que sí; y no sólo eso. Según Peter Gøtzsche, profesor de medicina y farmacología clínica de la Universidad de Copenhague, los medicamentos son la tercera causa de muerte.

  • Según Peter Gøtzsche, la industria esconde que los fármacos son la tercera causa de muerte del mundo.
  • En el libro que publica compara a las farmacéuticas con el crimen organizado.
  • Se cifra en 197.000 los muertos al año en Europa por culpa de los fármacos.
  • En España, el 95% de la formación de médicos depende de esta industria. Es el tercer sector de la economía, tras el armamento y el narcotráfico.

Para obtener beneficios extorsionan, cometen fraude y violan la legislación

Sus polémicas tesis señalan sin rodeos a las multinacionales farmacéuticas. Según expone este científico en su libro “Medicamentos que matan y crimen organizado”, las empresas que fabrican los fármacos corrompen los sistemas de salud y esconden que los fármacos son la tercera causa de muerte del mundo, tras las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Gøtzsche, director y profesor del Nordic Cochrane Center, compara a las farmacéuticas con el crimen organizado porque, en su opinión, capitalismo y salud casan mal. “No trabajan para mejorar la salud, sino para obtener los máximos beneficios” y para ello “extorsionan, cometen fraude, violan la legislación y mienten”, denuncia.

El libro, cifra en 200.000 los muertos en EEUU al año por fármacos [1,2,3]. En un documento publicado por la FDA, se estiman 250.000 muertes al año por la medicina en EEUU, dato muy infraestimado, ya que la inmensa mayoría de los errores médicos no se reportan, solo reportándose el 1% de estos según David Kessler de FDA [4]. Por otra parte, según el farmacólogo Joan Ramón Laporte, que introduce la edición española, en Europa al menos 197.000 personas fallecen anualmente por esta causa [5].

Mujer realizándose una mamografía

Información que se oculta

Gøtzsche es conocido por criticar los programas de cribado mamográfico a partir de los 40 años porque, en su opinión, generan más daño que beneficios ya que asegura que dos de cada tres cánceres de mama que se detectan son causa del sobrediagnóstico y llevan a la mujer a la quimioterapia y a tratamientos con importantes efectos adversos. [6]

El experto danés ha sido especialmente crítico con los antipsicóticos y antidepresivos, de los que ha dicho que “deberían estar prohibidos en adolescentes y jóvenes”. El autor y Laporte, que también ha participado en la presentación, remarcan que los antidepresivos no son efectivos contra la depresión, “sino que aumentan la tasa de suicidios del 2 al 4,5% anual”. Además, Gøtzsche recuerda que la fluoxetina se aprobó por primera vez en Suecia con sobornos y la agencia reguladora alemana la consideró totalmente inadecuada contra la depresión. [2]

Los expertos han denunciado que empresas como Pfizer, GlaxoSmithKline o Lilly, en psiquiatría, y otras compañías, han vendido fluoxetina y antidepresivos ocultando que incrementan la tasa de suicidios en lugar de reducirla, igual que Merck no dijo que su antiinflamatorio Vioxx producía infartos antes de tener que retirarlo del mercado. Para Laporte, el problema es que el 95% no los receta un psiquiatra, sino un médico de cabecera a personas que no están deprimidas, sino tristes.

Medicamentos genéricos

Enfermedades inventadas para vender medicinas

Los expertos son muy críticos con la invención de nuevas enfermedades para vender tratamientos, como el TDAH (transtorno por déficit de atención) que apareció tras las quejas de los maestros de niños que no atienden en clase. En EEUU, el 11% de los escolares tienen TDAH diagnosticado; los fármacos que toman actúan como la anfetamina y la cocaína y sólo mejoran el comportamiento en clase, pero no su rendimiento escolar. Además, estos medicamentos producen lesiones cerebrales. [7]

Un estudio, publicado en Journal of Child and Adolescent Psychopharmacology, afirma que esta tendencia al alza no se limita al tratamiento del TDAH sino que también incluiría otros trastornos conductuales como por ejemplo el autismo. Los autores del artículo, adscritos a centros de investigación de Dinamarca y Noruega, analizaron los datos de un total de 850.000 niños nacidos en Dinamarca entre 1990 y 2001, llegando a la conclusión de que el 61% de los niños con TDAH, el 16% de niños con autismo y el 3% de los que se les diagnosticaban otros trastornos psiquiátricos recibían uno o más fármacos habitualmente recetados para el TDAH: metilfenidato, dextroanfetamina o atomoxetina. Los datos indican un aumento importante de recetas de estos fármacos entre 2003 y 2010. Las recetas de dichos fármacos a niños de 6-13 años de edad con TDAH, autismo y otros trastornos aumentaron 4,7 veces en el primer caso, 6,3 veces en el segundo y hasta 5,5 veces en el tercero. [8]

También han alertado contra la polimedicación y han citado como ejemplo Dinamarca, un país con 5,5 millones habitantes donde se toman ocho millones de dosis diarias y una de cada 8 personas toma 5 medicamentos o más al día. Cuando un médico extiende una receta los pacientes deben preguntar al médico –según han coincidido en señalar los dos expertos– para qué sirve, qué beneficios se esperan, cuánto tiempo hay que tomarlo, si se puede esperar para ver si hay una mejoría espontánea y si es compatible con otros medicamentos. [2]

También defienden que hay que luchar para que la formación continuada de los médicos sea independiente y no la financien los laboratorios, como ocurre en España, en donde el 95% depende de la industria. Otro logro de esta industria es ser el principal actor de su propia regulación, hasta el punto de que las agencias reguladoras son servidoras de la industria, según denuncian los dos expertos.

La industria farmacéutica es el tercer sector de la economía, tras el armamento y el narcotráfico, y en EEUU tiene unos beneficios cuatro veces más altos que los otros sectores industriales, además de ser el sector que acumula más delitos por estafa al Gobierno. Los directivos de este sector cobran sueldos “obscenos” y en 2010 cuatro de los diez ejecutivos mejor pagados de EEUU trabajaban en el sector farmacéutico, con sueldos de hasta 145 millones de dólares al año.

Fuentes

Referencias

  1. Andel C, Davidow SL, Hollander M, Moreno DA. The economics of health care quality and medical errors. J Health Care Finance. 2012 Fall;39(1):39-50.
  2. Peter C. Gøtzsche P. (Reviewed by James Dickinson). Deadly medicines and organised crime. How big pharma has corrupted healthcare. Can Fam Physician. 2014 Apr; 60(4): 367-368. PMCID: PMC4046551
  3. Gøtzsche PC. Our prescription drugs kill us in large numbers. Pol Arch Med Wewn. 2014;124(11):628-34. Epub 2014 Oct 30.
  4. Kessler DA. Introducing MEDWatch. A new approach to reporting medication and device adverse effects and product problems. JAMA. 1993 Jun 2;269(21):2765-8. [PDF]
  5. COMMISSION OF THE EUROPEAN COMMUNITIES Brussels, 10 December 2008 SEC(2008) 2670 Volume I
  6. Gøtzsche PC, Jørgensen KJ. Screening for breast cancer with mammography. Cochrane Database Syst Rev. 2013 Jun 4;(6):CD001877. doi: 10.1002/14651858.CD001877.pub5.
  7. New Data: Medication and Psychological Services Among Children Ages 2-5 Years (Healthcare Claims Data)
  8. Dalsgaard S, Nielsen HS, Simonsen M. Five-fold increase in national prevalence rates of attention-deficit/hyperactivity disorder medications for children and adolescents with autism spectrum disorder, attention-deficit/hyperactivity disorder, and other psychiatric disorders: a Danish register-based study. J Child Adolesc Psychopharmacol. 2013 Sep;23(7):432-9. doi: 10.1089/cap.2012.0111. Epub 2013 Sep 9.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.