Problemas de movilidad y estabilidad, una tendencia generalizada (Ariel Couceiro)

Acrobacia y contorsionismo gracias a la estabilidad y control motorEn una charla entre Mike Boyle y Gray Cook, ambos coinciden en que “los cuerpos modernos han comenzado a desarrollar tendencias”. Tanto los individuos sedentarios como los activos están mostrando problemas similares de movilidad y estabilidad.

Los “10 Mandamientos” de estas tendencias son:

  1. El pie tiene una tendencia a la debilidad y, por lo tanto, podría beneficiarse de trabajos orientados a la estabilidad y control motor. Posiblemente los mayores responsables sean el calzado extremadamente “protector” y ejercicios donde el pie no es tenido en cuenta (trabajar descalzo o con calzado “minimalista” puede ser parte de la solución) .
  2. El tobillo tiene una tendencia a la rigidez y, por lo tanto, podría beneficiarse de más trabajo de movilidad y flexibilidad. Esto es particularmente evidente en la tendencia común hacia la limitación de la dorsiflexión.
  3. La rodilla tiene una tendencia hacia la debilidad y por lo tanto podría beneficiarse de trabajos orientados a la estabilidad y control motor . Esta tendencia proviene de las lesiones en la rodilla y la posterior degeneración que produce rigidez (no es una contradicción, rigidez y estabilidad son cosas muy distintas, es más, la rigidez produce inestabilidad por entorpercer la propiocepción).
  4. La cadera tiene una tendencia a la rigidez y, por lo tanto, podría beneficiarse de una mayor cantidad de movilidad y flexibilidad. Esto es particularmente evidente en las pruebas de rango de movimiento (ROM) para la extensión, rotación medial y lateral.
  5. La región lumbosacra tiene una tendencia a la debilidad y, por lo tanto, podría beneficiarse de trabajos orientados a la estabilidad y control motor. Esta región se encuentra en el punto bisagra de la tensión mecánica, y la falta de control motor a menudo se sustituye con rigidez generalizada como una estrategia para preservar la integridad.
  6. La región torácica tiene una tendencia a la rigidez y, por lo tanto, podría beneficiarse de una mayor cantidad de movilidad y flexibilidad. Esta región está diseñada para el soporte, pero los malos hábitos posturales pueden promover la rigidez.
  7. Las regiones cervical media e inferior tienen una tendencia hacia la debilidad y, por lo tanto, podrían beneficiarse de trabajos orientados a la estabilidad y control motor.
  8. La región cervical superior tiene una tendencia a la rigidez y, por lo tanto, podría beneficiarse de una mayor cantidad de movilidad y flexibilidad.
  9. La región escapular tiene una tendencia hacia la debilidad y, por lo tanto, podría beneficiarse de trabajos orientados a la estabilidad y control motor. La sustitución escapular nace de este problema y es un tema común en la rehabilitación del hombro.
  10. La articulación del hombro tiene una tendencia a la rigidez y, por lo tanto, podría beneficiarse de una mayor cantidad de movilidad y flexibilidad.

Cabe recordar que estabilidad y control motor no son fuerza, sino un prerequisito fundamental para esta. La estabilidad se relaciona con la capacidad de una articulación de evitar movimiento cuando se lo requiere para una más eficiente transferencia de fuerzas a través de ella.El control motor está relacionado con el balance y la capacidad de moverse integrando adecuadamente la información sensorial.

Por supuesto existen excepciones a estas tendencias, pero la generalidad de los casos responde a estos diez puntos.

Esta alternancia es lo que se denomina “continuum movilidad-estabilidad”.

Alternancia de movilidad-estabilidad
Alternancia de movilidad-estabilidad

Una regla para la evaluación de una articulación es observar las articulaciones por encima y por debajo de la afectada.

Un ejemplo típico. Muchos de los problemas de rodilla se producen por restricciones de la movilidad del tobillo o la cadera, no sería lógico esperar una rodilla estable en estas condiciones, de la misma manera no tendría sentido centrarse solo en trabajos de Estabilidad para esta articulación.

El antiguo enfoque de centrarse en una articulación sin tener en cuenta el entorno, conduce al fracaso en 9 de 10 casos.

No nos debemos olvidar que así como el cerebro envía órdenes a las extremidades, también recibe información de ellas, especialmente de los pies y las manos. Gran parte del cerebro está dedicada a esta función sensorial (básicamente es lo que vincula al individuo con su entorno), por ejemplo, cuando existen restricciones en el camino desde el cuello a la mano, el cerebro buscará compensar prioritariamente este camino, haciendo que la persona se contorsione si es necesario.

Teniendo todo esto en cuenta, es importante tener una visión global y no dejar de ver el bosque por mirar el árbol.

Otro ejemplo es el de los trabajos destinados al core, que serán excelentes en el contexto adecuado, pero definitivamente ineficientes si existen restricciones o déficit en los puntos de conexión del tronco con las extremidades (hombros y cadera).

Para concluir en palabras de Gray Cook:

“No se centre en la articulación en la que aparentemente está localizado el problema. Dese cuenta de esto: hasta que no esté todo bien por encima o por debajo de ella, no es un problema singular.”

Fuente: Lo que Todo Entrenador debe Saber: Problemas de Movilidad y Estabilidad, una tendencia generalizada. Ariel Couceiro González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.