El efecto anabólico de ver pornografía

Chica posando

Contemplar escenas de películas pornográficas aumenta la concentración de la hormona anabólica testosterona y reduce el nivel de la hormona catabólica cortisol. Endocrinólogos escoceses hicieron que 8 estudiantes varones visionaran vídeos con contenido pornográfico durante 20 minutos. Los investigadores analizaron la concentración de hormonas en la sangre de los estudiantes 6 horas más tarde.

El efecto del porno sobre los niveles de testosterona y LH (hormona luteinizante) se muestra en la siguiente gráfica. La línea con los puntos negros representa la testosterona de los sujetos que contemplaron un vídeo sin contenido pornográfico.

Gráfica testosterona y hormona luteinizante

Aunque el nivel de testosterona aumentó después de ver porno, el efecto no es demasiado significativo estadísticamente. Lo que fue significativo fue la diferencia en los niveles de cortisol entre los hombres que habían visto porno y los que no:

Gráfica cortisol

El cortisol disminuye después de contemplar imágenes pornográficas. El mecanismo, suponen los investigadores, podría estar vinculado con la prolactina y la dopamina. Mirar porno hizo que los niveles de prolactina descendieran.

Gráfica prolactina

El cuerpo produce menos prolactina si el nivel de dopamina es alto. Y bajo esas condiciones la producción de testosterona aumenta.

Mira una película porno o el instagram un rato y entonces, mientras la testosterona aumenta y el cortisol baja, ve a entrenar ¿Estaríamos ante un #testobooster natural? ¿Aceleraría esto tu progresesión?

Algunos científicos deportivos piensan que los deportistas de fuerza y resistencia ofrecen su mejor rendimiento si tienen en cuenta las fluctuaciones hormonales diarias. Cuando el día está avanzado suelen existir relativamente menos hormonas catabólicas y más hormonas anabólicas en el cuerpo. Esta sería una razón para entrenar a primeras horas de la tarde. Otros factores que pueden contribuir a aumentar los niveles de testosterona incluyen un estilo de vida saludable, suficiente sueño y una dieta con suficientes grasas. El aceite de oliva virgen extra parece ser la mejor fuente de grasa para el aumento de la producción de testosterona.

Como curiosidad un reciente estudio publicado en 2016 en la revista científica European Urology, revela que 21 o más eyaculaciones al mes pueden disminuir el riesgo de padecer cáncer de próstata hasta un 33%. En este caso, no sabemos si conviene culminar este proceso antes de entrenar o ya encargarse de este menester horas después de entrenar.

Fuente del estudio: Carani C, Bancroft J, Del Rio G, Granata AR, Facchinetti F, Marrama P. The endocrine effects of visual erotic stimuli in normal men. Psychoneuroendocrinology. 1990;15(3):207-16.

Artículo original en inglés: The anabolic effect of dirty films. ergo-log.com
Vía: Fisiomorfosis.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.