Biodisponibilidad de fármacos y esteroides orales: Ingesta de alimentos y absorción

Esteroides orales

La biodisponibilidad es un concepto farmacocinético que refiere a la fracción y la velocidad a la cual la dosis administrada de un fármaco o principio activo alcanza su diana terapéutica (canales, transportadores, receptores…), lo que implica llegar hasta las células o tejidos sobre los que actúa.

La biodisponibilidad (F) se puede también definir como:

F = Fa * Fg * Fh

Donde:

  • Fa: La porción de la dosis que es absorbida
  • Fg: La fracción de la dosis que se escapa de la metabolización extrahepática (esto es muy común y no se le suele dar importancia. Ej.: El metabolismo mediado por el factor CYP en la pared intestinal; la conjugación mediada por el factor SULT en el estómago; el metabolismo de los transdérmicos en la piel mediada por la acetiltransferasa, etc.)
  • Fh: La fracción de la dosis que se escapa del metabolismo hepático.

Por lo que, si un compuesto consumido oralmente se absorbe totalmente, y no es metabolizado en ningún otro producto degradado antes de entrar en el torrente sanguíneo, tiene una biodisponibilidad oral del 100% (F = 1.0*1.0*1.0). La teofilina es un buen ejemplo de esto. Es una sustancia con una biodisponibilidad prácticamente del 100%.

Absorción y metabolismo hepático

Sin embargo, si otro compuesto consumido oralmente solo se absorbe en un 50%, y la mitad de la cantidad absorbida fue metabolizada por el intestino y la otra mitad por el hígado, tiene una biodisponibilidad de tan solo el 12’5% (F = 0.5*0.5*0.5)

Por tanto, si tenemos claros estos conceptos, nos daremos cuenta de que solo hay dos vías posibles para aumentar la biodisponibilidad oral de una sustancia:

  1. Incrementar su porcentaje de absorción.
  2. Reducir la extensión de la primera metabolización.

Esto es fácil de conseguir con compuestos como esteroides o triterpenos, que son lipófilos e insolubles en agua. Aunque no son bien emulsionados/absorbidos por un estómago vacío, el cuerpo los puede emulsionar utilizando los mismos mecanismos que se usan para disolver las grasas y las vitaminas liposolubles. Estos compuestos, deberían por tanto consumirse junto a comida. Hay varios posibles mecanismos implicados…

  • Las secreciones gástricas e intestinales pueden afectar a la disolución de la sustancia –las sales biliares, los fosfolípidos, los ácidos grasos libres de la hidrólisis de triglicéridos y algunos fluidos gastrointestinales pueden ayudar a emulsionar compuestos pobremente solubles en agua.
  • Los cambios del pH gastrointestinal inducidos por la ingesta de comida pueden mejorar la solubilidad de los ácidos poco solubles, en cambio, las bases poco solubles son menos susceptibles a este efecto, y en algunos casos esto puede incluso disminuir la biodisponibilidad.
  • Las comidas con mucha grasa provocan la formación de quilomicrones en el intestino delgado. Los quilomicrones son glóbulos basados en triglicéridos, fosfolípidos y colesterol que incorporan pequeñas moléculas lipofílicas y las introducen en el torrente sanguíneo desde el intestino mediante el sistema linfático. Los compuestos que se incorporan a los quilomicrones sobrepasan la primera metabolización hepática.
  • El consumo de comida ralentiza el vaciado gástrico por lo que las sustancias que se tomen junto a alimentos pasan más tiempo en el tracto gastrointestinal superior, y por lo tanto tienen más tiempo para la emulsificación/dispersión.

Curva de biodisponibilidad

Estos efectos, en conjunto, pueden marcar la diferencia. La biodisponibilidad del Danazol (en humanos) se incrementó en un 400% por ingerirlo junto a una comida con alto contenido graso; su solubilidad en el intestino se incrementó en un 500%; y su Cmáx (concentración máxima en sangre) aumentó un 250%. Se observaron efectos similares en muchos otros esteroides orales tales como Andriol, progesterona, noretisterona, espironolactona y el acetato de megestrol; además de en otros fármacos lipófilos como cilostazol, rutapidina, fenofibrato, rifalazil, halofantrina, y, en triterpenos naturales como el ácido boswélico.

Absorción y metabolismo, diagrama de flujo

Cuando se toman junto a alimentos, la biodisponibilidad de pequeños compuestos hidrófilos –tales como la cafeína, creatina, teofilina, metformina, ibuprofeno, resveratrol y morfina– no suele verse modificada. Sin embargo, aunque el grado de absorción no cambiará, la velocidad de esta será ligeramente más lenta. Las concentraciones máximas en sangre tardarán de 30 a 160 minutos más en alcanzarse, debido al vaciamiento gástrico retardado.

No se deberán tomar alimentos junto a aquellos compuestos (aunque son poco comunes) que no pueden penetrar pasivamente la membrana intestinal. La absorción de estos compuestos y su entrada al torrente sanguíneo están a cargo de las proteínas intestinales portadoras –como por ejemplo, los polipéptidos transportadores de aniones orgánicos (OATPs)– que son inhibidas por muchos componentes de alimentos y por la bilis. La tiroxina (T4) y la digoxina son sustratos de las OATPs y, por tanto, son más biodisponibles si se consumen con el estómago vacío. Sin embargo, hay muy pocas proteínas transportadoras, y se saturan fácilmente, por lo que las drogas que se absorben exclusivamente por esta vía, necesitan ser efectivas a pequeñas dosis. Los ejemplos que he puesto (la tiroxina y la digoxina), son por lo general dosificadas en microgramos.

Hay sustancias aún más raras; como la ciprofrolaxina y el ácido alendrónico, que forman complejos insolubles uniéndose al Ca (calcio) y al Mg (magnesio) (que se encuentran en productos lácteos, suplementos, vegetales, antiácidos…). Las drogas de este tipo deben ser consumidas junto a grandes cantidades de agua y con el estómago vacío; en el caso contrario, serán totalmente inútiles.

Así que, resumiendo los efectos de la comida en la biodisponibilidad de las drogas consumidas:

  • Si está tomando esteroides orales, drogas lipofílicas o fitoquímicos lipófilos tales como el ácido ursólico o la cúrcuma; toma tus dosis junto a alimentos. Si deseas conseguir la máxima biodisponibilidad, que dichas comidas tengan un alto contenido en grasas.
  • Si está tomando pequeños compuestos hidrófilos o fitoquímicos (no lipófilos) vía oral; la comida no tendrá influencia sobre la biodisponibilidad. Si está tomando ibuprofeno para mitigar un dolor de cabeza, posiblemente le venga mejor tomarlo con el estómago vacío. Por el contrario, si desea retrasar la absorción de la cafeína, tómala junto a comida.
  • Si está tomando cualquier fármaco que sea un sustrato de las proteínas transportadoras y no pueda atravesar la pared intestinal mediante el proceso de difusión; o si está tomando cualquier compuesto que pueda formar complejos con los minerales dietarios; tómelo sin comida y con el estómago vacío.

Esto es todo, amigos. Hay más elementos que discutir en cuanto a la biodisponibilidad oral; en concreto algunas formas más de incrementarla; pero ya hablaremos de eso otro día.

Atención: Este artículo tiene carácter meramente informativo y no sustituye, en ningún caso, el consejo médico o la ficha técnica de cualquier medicamento. Las sustancias que se nombran tienen numerosos efectos adversos y no deben tomarse a la ligera. NADIE que lea esto debe usar estos fármacos bajo NINGUNA CIRCUNSTANCIA sin prescripción y supervisión médica. Ni esta web, ni el autor del artículo, ni su traductor promueven ni defienden el uso de esta ni de ninguna droga. Si se quiere perder grasa corporal y/o aumentar la masa muscular con un entrenamiento y una dieta adecuados se pueden obtener muy buenos resultados. No hay necesidad de poner en riesgo la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.