La grasa insaturada se quema mejor

El gasto energético corporal permanece alto durante cuatro horas después de ejercitarse, un fenómeno conocido como consumo de oxígeno postejercicio. En 2003, nutricionistas de la Universidad de Winscosin descubrieron que el cuerpo prefiere quemar (el término apropiado sería oxidar) los ácidos grasos monoinsaturados del aceite de oliva durante del periodo de consumo de oxígeno postejercicio, en lugar de los ácidos grasos saturados que se encuentran en la carne y los aperitivos grasientos.

Aceite de oliva virgen extra

Si eres una persona sedentaria tu cuerpo preferirá quemar ácidos grasos monoinsaturados antes que los saturados. ¿Pero y si te has ejercitado previamente? Reponer las reservas de glucógeno y reparar el tejido muscular supone un gran gasto energético para el organismo. Después de entrenar con pesas el cuerpo normalmente obtiene su energía de la grasa.

Los investigadores querían saber qué tipo de grasa prefiere el cuerpo después del ejercicio, y para ello diseñaron un experimento con 38 mujeres. Los sujetos fueron sometidos a un programa pre-desayuno concreto de los siguientes: sin actividad (rest), dos horas de bicicleta al 25% de su VO2max (light), 30-45 minutos al 65% de su VO2max (moderate) o 3 veces 10 minutos al 85% de su VO2max (heavy).

Tras ejercitarse las mujeres tomaron un desayuno (time =0), en el cual los investigadores marcaron el palmitato (un ácido graso que se encuentro en la carne grasa y en los productos precocinados) y el oleato (un ácido graso insaturado presente en el aceite de oliva). Los marcadores les permitieron medir la cantidad de las diferentes grasas que las mujeres quemaron, dado que se presentaban en su orina y en el dióxido de carbono que exhalaban.

Las mujeres recibieron comida a mitad del día (L) y una cena temprana (D), pero no se marcaron los ácidos grasos en estas comidas.

Cuando los investigadores comprobaron cuantas kcal quemaron las mujeres a lo largo del día, advirtieron que el ejercicio potenció el gasto energético durante todo el día, y que esa energía procedía principalmente de las grasas.

Figura 1

Las mujeres apenas quemaron algo más de palmitato tras el ejercicio (primera gráfica inferior), pero quemaron más oleato (segunda gráfica inferior).

Figura 2

Figura 3

Después del ejercicio moderado los sujetos de prueba quemaron un 17% del palmitato que habían consumido. Los sujetos que no se habían ejercitado quemaron un 12%. Tras el mismo ejercicio moderado los sujetos quemaron un 54% del oleato, y las personas que no se ejercitaron un 33%.

De modo que sustituir ácidos grasos insaturados por los saturados hace más fácil mantener el peso. Y podría ayudar a acelerar la recuperación muscular. Una dieta con menos ácidos grasos saturados y más ácidos insaturados eleva el consumo de oxígeno postejercicio, y por ello podría acelerar la recuperación muscular postentrenamiento.

Estudio: Votruba SB, Atkinson RL, Schoeller DA. Prior exercise increases dietary oleate, but not palmitate oxidation. Obes Res. 2003 Dec;11(12):1509-18.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.