Regulación del peso corporal: La leptina (Parte I) (Lyle McDonald)

Ratones obesos

Como he señalado en este artículo a veces los niveles de grasa corporal se regulan por sí mismos. Hoy vas a conocer las causas, ya que voy a hablar sobre la regulación de la grasa corporal. Con las primeras investigaciones (estoy hablando de la década de 1950) los primeros investigadores trataron de adivinar lo que estaba sucediendo realmente en términos de regulación de los niveles de grasa corporal. Postularon que el cerebro animal debía contener algún tipo de hormona relacionada con los niveles de grasa corporal. Pensaron que descubrirla podría llevar muchos años de investigación. En 1994, la leptina (del griego: «leptos»; delgado) fue descubierta en el ratón OB (que representa obesidad). El ratón OB se había estudiado durante décadas y era un especimen que presentaba un sobrepeso innato, una baja tasa metabólica en reposo, bajos niveles de actividad, comía mucho, engordaba con facilidad, etc… Este es su aspecto en comparación con un ratón delgado normal.

Mujer con obesidad

Superficialmente, el ratón OB parecía ser similar a los humanos obesos. Resulta que el ratón OB/OB no produce la leptina en absoluto, tiene un gen defectuoso que anula la leptinaInyección de leptina sintética y pérdida peso rápidamente Después del descubrimiento de la leptina, las noticias volaron creyendo que la cura para la obesidad estaba finalmente aquí. Las empresas se gastaron un montón de dinero para conseguir los derechos de la leptina, pensando que iba a solucionar el problema de la obesidad global y que harían millones y millones de dólares.

Así, los investigadores iniciaron la medición de los niveles de leptina en sangre en seres humanos que tenían distinto peso, conjeturando que los seres humanos obesos no producirían leptina. Para su consternación, resultó que las personas obesas, invariablemente, tenían niveles muy altos de leptina y se sugirió que, en una línea similar a la resistencia a la insulina (cuando el cuerpo ya no responde apropiadamente a la hormona insulina), el cuerpo o el cerebro se habían convertido en resistentes a la leptina. Había mucha leptina disponible, pero no estaba enviando la señal correcta al cerebro para desactivar el apetito y reducir la grasa corporal.

Quiero señalar en este respecto que dos cepas de ratas, DB (para diabéticos) y DIO (obesidad inducida por la dieta) mostraron diversos grados de resistencia a la leptina (la existencia de la resistencia a esta hormona fue postulada en los años 50). En el caso de la rata DB, es completa y genética; en la rata DIO se desarrolla con el aumento de la obesidad.

Una variedad de factores pueden producir la resistencia a la leptina, como los altos niveles de triglicéridos en la sangre e incluso la leptina en sí misma, ya que cuando está elevada crónicamente, la propia leptina produce la resistencia a sí misma. Quisiera señalar que en la actualidad se está debatiendo si la resistencia a la leptina es realmente la causa de lo que está pasando y otros modelos, tales como la teoría de la insuficiencia de la leptina se están discutiendo.

Según esta teoría la falta de leptina en el cerebro (pero no en el cuerpo) es el problema. En cualquier caso, la señal de la leptina no está siendo enviada correctamente. Y mientras que se han encontrado muchas personas que no producen leptina (y que responden a la leptina inyectable, con pérdida masiva de peso y una normalización de la tasa metabólica), existen estudios que demuestran la pérdida de peso en obesos al serles suministrada la leptina.

Resistencia a la leptina

Respuesta al tratamiento con leptina en una defiencia congénita de leptina.

Tu mente no hace que la leptina sea inefectiva, sino que no sea utilizada incorrectamente.

Antes de concluir, quiero señalar que la leptina no es la única hormona para la regulación del peso corporal, la insulina también juega un papel clave (la insulina también influye en la grasa corporal). La inyección directa de insulina en el cerebro de los animales reduce la ingesta de alimentos y el peso corporal de manera notable. También hay evidencias que voy a discutir más adelante, sobre una diferencia de género en la respuesta del cerebro a la leptina y a la insulina. Dada la proporción de leptina en la grasa subcutánea (por lo general mayor en las mujeres) y la proporción de insulina en la grasa visceral (por lo general mayor en los hombres), esto parece cobrar sentido. Por supuesto, hay otros factores también. Las hormonas como la colecistoquininalos péptidos YY, la grelina, así como la glucosa en sangre, los ácidos grasos en sangre, los aminoácidos, y otros que se están descubriendo a diario están enviando una señal al cerebro sobre lo que está pasando en el cuerpo. Además las hormonas trabajan en diferentes lapsos de tiempo, relativamente largos o más cortos. Por ejemplo, la insulina puede cambiar en cuestión de minutos, la leptina puede tomar horas, la ghrelina actúa según cada comida, etc. Esto lo convierte en un sistema muy complicado.

Traducción segunda parte próximamente.

Artículo original (en inglés): Bodyweight Regulation: Leptin Part 1 (Lyle McDonald)

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.