Retrasa el envejecimiento con una dieta rica en aceite de pescado, curcumina, magnesio y otros antiinflamatorios naturales

Dieta mediterránea

Cuantos más nutrientes antiinflamatorios, como los ácidos grasos omega3, la curcumina, el ajo, el jengibre y el magnesio, se consuman, menos rápido envejecerás. Nutricionistas españoles descubrieron esto después de hacer un estudio que sugiere que una dieta con un índice inflamatorio dietético bajo retrasa el acortamiento de la longitud del telómero.

Estudio

Los investigadores midieron la longitud de los telómeros en las células sanguíneas de 520 españoles de 55 a 88 años. Los telómeros están en tu ADN y funcionan como una especie de reloj molecular. Cuanto más largos sean, más saludable estarás y probablemente más tiempo tengas por vivir. Cuanto más rápido se acorten los telómeros, más rápido será el proceso de envejecimiento.

Los participantes en el estudio tenían en común que tenían un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV). Tenían presión arterial alta (HTA), niveles altos de triglicéridos, colesterol LDL, o eran diabéticos.

Índice inflamatorio dietético

Los investigadores calcularon el índice inflamatorio de la dieta de los sujetos. Cuanto más nutrientes antiinflamatorios, como la vitamina C y E, los ácidos grasos omega 3, la curcumina, los polifenoles y el zinc consumes en tu dieta, menor será tu puntuación. Y mientras más baja sea tu puntuación, menos factores inflamatorios como la PCR, la IL-6 y el TNF-alfa se producirán, por lo que estarás más saludable.

La siguiente tabla le da una idea de qué factores determinan el índice inflamatorio dietético de una persona. Cuando hay un signo menos, el componente es uno que reduce el índice.

Índice inflamatorio dietético. Figura 1

Puedes leer más sobre el índice inflamatorio dietético aquí. A pesar de que este estudio merece ser tenido en cuenta, podemos apreciar que el consumo de alcohol tiene un efecto antiinflamatorio cuando realmente hay toneladas de evidencia sólida que vinculan un consumo leve o moderado con diferentes tipos de cáncer, enfermedades neurodegenerativas, enfermedades cardiovasculares, etc. En contraposición los carbohidratos (sin diferenciar su calidad), vitamina B12, hierro, grasa total y saturada, colesterol dietética y proteína tienen un efecto proinflamatorio. Estos datos deben tomarse con precaución, ya que ello puedan tener cierto efecto inflamatorio no implica que no sean necesarios o que en todos los contextos y cantidades sean perjudiciales. Un ejemplo extremo, podría ser tener una deficiencia de vitamina B12, con graves consecuencias a nivel de sistema nervioso central.

Resultados

La probabilidad de que los participantes tuvieran telómeros relativamente más cortos de lo que cabría esperar por su edad, peso, sexo, ejercicio y salud era mayor cuanto más probable era que su dieta indujera inflamación. La siguiente figura muestra esto. Los investigadores dividieron a los participantes en tres grupos de igual tamaño según sus puntuaciones en el índice inflamatorio dietético. Izquierda: dieta con bajo puntaje inflamatorio; derecha: dieta con un alto puntaje inflamatorio.

Índice inflamatorio dietético. Figura 2

Después de 5 años, los investigadores volvieron a ponerse en contacto con los participantes. Midieron si su índice inflamatorio dietético había subido y dividieron a los participantes nuevamente en tres grupos de igual tamaño, en base a estos puntajes.

Luego determinaron la posibilidad de que la longitud de sus telómeros disminuyera para los tres grupos. Nuevamente corrigieron sus datos por la influencia de la edad, el peso, el sexo, el ejercicio físico y la salud.Índice inflamatorio dietético. Figura 3

La figura anterior muestra que un empeoramiento de la dieta aceleró considerablemente el acortamiento de la longitud de los telómeros.

Conclusión

“Las puntuaciones del índice inflamatorio dietético se asociaron inversamente con la longitud de los telómeros leucocitarios, lo que indica que los valores antiinflamatorios del índice inflamatorio dietético se relacionaron con telómeros más largos en adultos con alto riesgo de enfermedad cardiovascular”, resumieron los españoles.

“Nuestros hallazgos son consistentes con un efecto beneficioso de la adherencia a una dieta antiinflamatoria sobre el envejecimiento y la salud al disminuir el acortamiento de los telómeros. Estos resultados sugieren que la dieta podría jugar un papel clave como determinante de la longitud de los telómeros a través de mecanismos proinflamatorios o antiinflamatorios”, concluyen.

Fuente del estudio: García-Calzón S, Martínez-González MA, Razquin C, Arós F, Lapetra J, Martínez JA, Zalba G, Marti A. Mediterranean diet and telomere length in high cardiovascular risk subjects from the PREDIMED-NAVARRA study. Clin Nutr. 2016 Dec;35(6):1399-1405. doi: 10.1016/j.clnu.2016.03.013. Epub 2016 Apr 1.

Artículo original (en inglés): Delay aging with a diet rich in fish oil, curcumin, magnesium and other natural anti-inflammatories – Ergo-log.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.