Un estilo de vida antiinflamatorio puede mejorar el efecto del entrenamiento de fuerza en ancianos

Anciana entrenando fuerza

Un estilo de vida antiinflamatorio ayuda a protegerte contra el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y retrasa el envejecimiento, como tratamos en anteriores artículos. Un estilo de vida que reduce la concentración de factores inflamatorios en el cuerpo también puede aumentar el efecto del entrenamiento de fuerza en personas mayores de 65 años. Esto queda reflejado en un estudio que pronto será publicado en Experimental Gerontology [1]. Potenciar el efecto del entrenamiento de fuerza puede ser muy positivo para combatir la sarcopenia y dinapenia.

A día de hoy, sabemos que el envejecimiento trae consigo una pérdida progresiva de masa muscular (sarcopenia), fuerza y funcionalidad o rendimiento, existiendo además una relación entre estas tres variables. Por otra parte, la dinapenia es la pérdida de fuerza y rendimiento físico asociada con la edad [2], o la pérdida funcional de la capacidad para producir fuerza en los adultos mayores, ya sea por motivos morfológicos (sarcopenia) o neuronales, afectando al rendimiento funcional en las actividades cotidianas [3].

Estudio

Los investigadores holandeses Pim Knuiman y Roland Hangelbroek experimentaron con 61 personas de 65 años y más, que eran frágiles o prefrágiles. Su masa muscular estaba disminuyendo, se cansaban rápidamente y las actividades físicas cotidianas, como caminar, se volvían cada vez más complicadas y exigentes para ellos.

Durante 24 semanas, los investigadores mandaron a los sujetos a salir dos veces por semana. Cada sesión consistió en un breve calentamiento en una bicicleta, seguido de un entrenamiento fullbody con ejercicios como prensa de piernas, extensión de rodilla, press de banca, contractor, jalón al pecho en polea alta, remo en polea baja. Los sujetos hicieron series de entre 8 y 15 repeticiones, descansando 1 minuto entre series.

Anciano entrenando sentadillas

Resultados

Durante el experimento, el entrenamiento de fuerza no aumentó la concentración basal de los factores inflamatorios interleucina-6, interleucina-8 y TNF-alfa. Los investigadores determinaron esa concentración en reposo, y no justo después de la sesión de entrenamiento.

La concentración de factores inflamatorios en la sangre de los sujetos se relacionó con el efecto del entrenamiento de fuerza: mientras los niveles de factores inflamatorios eran mayores, menor era el efecto del entrenamiento de fuerza sobre la fuerza neuromuscular.

Entrenamiento de fuerza en adultos mayores e inflamación. Figura 1Entrenamiento de fuerza en adultos mayores e inflamación. Figura 2Entrenamiento de fuerza en adultos mayores e inflamación. Figura 3

Conclusión

“Para concluir, 6 meses de entrenamiento de fuerza con una rutina fullbody no afectó a los niveles plasmáticos basales de IL-6, IL-8 y TNF-alfa”, escriben Knuiman y Hangelbroek.

“Además, los niveles elevados de citoquinas plasmáticas, especialmente TNF-alfa, se asociaron con menores ganancias de fuerza máxima en extensión de rodilla y prensa de piernas a 1RM”.

“Nuestros hallazgos sugieren que los niveles plasmáticos basales de las citoquinas antes de comenzar el entrenamiento de fuerza pueden proporcionar una indicación de la respuesta al entrenamiento con ejercicios de fuerza entre los sujetos mayores más frágiles. Podría valer la pena incluir estas citoquinas en estudios adicionales que investiguen los efectos del entrenamiento de fuerza en adultos mayores.”

Referencias

  1. Hangelbroek RWJ, Knuiman P, Tieland M, de Groot LCPGM. Attenuated strength gains during prolonged resistance exercise training in older adults with high inflammatory status. Exp Gerontol. 2018 Jun;106:154-158. doi: 10.1016/j.exger.2018.02.008. Epub 2018 Feb 20.
  2. Clark BC, Manini TM. Sarcopenia ≠dynapenia. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2008 Aug;63(8):829-34.
  3. Mata-Ordóñez, F.; Chulvi-Medrano I.; Heredia-Elvar, J.R.; Moral-González, S.; Marcos-Becerro, J.F.; Da Silva-Grigogolleto, M.E. (2013). Sarcopenia and resistance training: actual evidence. Journal of Sport and Health Research. 5(1):7-24.

Artículo original (en inglés): An anti-inflammatory lifestyle might enhance the effect of strength training – Ergo-Log.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.