Un estilo de vida poco inflamatorio ayuda a mantenerse en forma durante la vejez

Fragilidad e inflamación durante la vejez

Los altos niveles de factores inflamatorios aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares y cáncer. Afortunadamente, puedes controlar parcialmente la cantidad de factores inflamatorios que produce tu cuerpo. Una buena nutrición y un estilo de vida saludable pueden hacer que la actividad de estos factores disminuya, esto lo hemos tratado en anteriores artículos . Un estudio epidemiológico, publicado en 2016 en Immunity & Aging, sugiere que un estilo de vida antiinflamatorio también asegura mantenerse en forma y vital durante la vejez.

Los geriatras estadounidenses del estudio , asociados con el Louis Stokes Cleveland VA Medical Center, determinaron el grado de fragilidad en 117 participantes en el estudio con edades comprendidas entre 62 y 95 años. Las personas mayores frágiles se cansan rápidamente, pierden masa muscular (sarcopenia) y fuerza (dinapenia), caminan lentamente y son poco activos físicamente.

Al mismo tiempo, los investigadores determinaron la concentración de varios factores inflamatorios en la sangre de los participantes del estudio.

Resultados

En la etapa previa a la fragilidad, en la sangre de los participantes del estudio, los investigadores encontraron mayores niveles del factor inflamatorio interleucina-6 (IL-6) que entre los participantes que todavía estaban en plena forma, e incluso mayores niveles de IL-6 en sangre que los participantes del estudio con fragilidad ya instaurada.

Inflamación y fragilidad. Figura 1Inflamación y fragilidad. Figura 2

A medida que los sujetos eran más mayores, los investigadores encontraron más IL-6 en su sangre. Sin embargo, el vínculo entre la fragilidad y la IL-6 fue más fuerte que la relación entre la IL-6 y la edad.
TNFR-1
Lo mismo sucedió con la concentración del receptor 1 del factor de necrosis tumoral soluble (TNFR1), otro marcador inflamatorio. Cuanto mayor sea su concentración, mayor será la posibilidad de fragilidad. Y aunque la concentración de TNFR1 fue mayor a medida que los participantes del estudio eran más mayores, la relación entre fragilidad y TNFR1 fue más fuerte que la relación entre TNFR1 y la edad.
Inflamación y fragilidad. Figura 3

Inflamación y fragilidad. Figura 4

Los investigadores también observaron la concentración del TNFRF2 relacionada con el TNFR1, encontrando correlaciones similares.
Inflamación y fragilidad. Figura 5
Inflamación y fragilidad. Figura 6

Conclusión

“En conclusión, entre los adultos mayores, estos datos sugieren que la fragilidad puede estar más fuertemente relacionada con la inflamación y el índice inflamatorio que con la edad”, concluyen los investigadores.

Fuente del estudio: P. Van Epps, D. Oswald, P. A. Higgins, T. R. Hornick, H. Aung, R. E. Banks, B. M. Wilson, C. Burant, S. Graventstein, and D. H. Canaday. Frailty has a stronger association with inflammation than age in older veterans. Immun Ageing. 2016; 13: 27. Published online 2016 Oct 19. doi: [10.1186/s12979-016-0082-z] PMCID: PMC5069820 PMID: 27777599.

Artículo original (en inglés): Low-inflammatory lifestyle helps you stay fit in old age – Ergo-log.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.